Desde el año 2000, cuando comenzaba el siglo XXI, el Movimiento Político MIRA obtuvo su personería jurídica. De esa manera inició su etapa de participación en la construcción de los asuntos públicos desde los diversos escenarios de decisión, haciendo tránsito a lo político, respaldado por una tradición de acción social que le precedió por décadas.

Durante el recorrido ininterrumpido que nos trae hasta hoy, hemos demostrado a la ciudadanía que nuestras propuestas responsables y serias, son de beneficio para todos. Además, se ha puesto en evidencia la solidez y consistencia del trabajo realizado.

Gracias a Dios, el esfuerzo realizado no culminó con el paso de un par de elecciones, sino que ha perdurado en un crecimiento constante y sostenido. Tanto las bases como la estructura en general, poseen la firmeza que exige el poder público. Nuestra vocación puede ser leída con facilidad en acciones, proyectos y aspiraciones.

Así se comprueba mediante la presencia a lo largo y ancho del territorio nacional, incluso mediante el reconocimiento internacional que años atrás la Organización de las Naciones Unidas ONU, hiciera de nuestra ideología política: El Miraísmo (R), la cual sirve como guía y orientación al proceder de nuestra colectividad.

Pues bien, entre otras importantes razones, el paso del tiempo y las reformas electorales que el país está próximo a vivir, nos conducen como organización política a dar la más sentida, emocionante y calurosa bienvenida a nuestro nuevo nombre oficial de ahora en adelante: Partido Político MIRA.

En la historia de nuestros orígenes quedará la palabra “Movimiento”, así como los umbrales electorales, las reformas políticas y las vicisitudes de ámbito local y nacional que se experimentaron durante 17 años. Todo esto nos ha hecho más fuertes y nos motiva, hoy más que nunca, a seguir adelante trabajando y proponiendo por Colombia y como es natural, por quien lo necesite en el mundo entero.

Llamarnos desde ahora Partido Político MIRA, será para nuestros simpatizantes, afiliados, militantes, representantes y para la opinión pública en general, sinónimo de continuidad en términos de Convivencia con Respeto, Participación y Solidaridad.

Seguiremos respondiendo con altura a la confianza que han depositado en nosotros; continuaremos representando el interés general; y sin lugar a dudas, honraremos los principios y valores que nos identifican y están en nuestra esencia; en lo que somos y en lo que ofrecemos a los demás.

Columna publicada en el diario impreso: