Foto: MinTrabajo

El pasado lunes 17 de septiembre en horas de la noche, el Ministerio del Trabajo medió en el conflicto laboral entre la empresa de vigilancia y seguridad privada a nivel nacional, Su Oportuno Servicio (SOS), y el Sindicato Nacional de Profesionales de la Seguridad (Sinproseg), con el fin de lograr un acuerdo entre las partes; al final, se concretó la suscripción de la negociación colectiva, que regirá para los próximos 2 años.

Debido a que las partes no llegaron a consensos durante la etapa de arreglo directo y su respectiva prórroga el pasado 7 de septiembre, el Ministerio del Trabajo tuvo que intervenir.

El viceministro de Relaciones Laborales, Carlos Alberto Baena, convocó de nuevo a la mesa de diálogo tanto a los directivos de la empresa como del sindicato, este lunes en las instalaciones del Ministerio, a fin de evitar que los trabajadores acudieran a la huelga, o a un tribunal de arbitramento.

Al final, las partes mostraron su voluntad de acuerdo y aceptaron las fórmulas de arreglo que propuso la ministra del Trabajo, Alicia Arango, quien recalcó que el diálogo social “contribuye a la paz laboral entre empresa y trabajadores, jalonando el progreso social del país”.

Según el Viceministro Carlos Alberto Baena, este acuerdo permitió sacar adelante la negociación colectiva para 200 trabajadores.

El presidente de Sinproseg, Andrés Manuel Bohórquez, reconoció la disposición y respaldo del Ministerio del Trabajo, para lograr un arreglo entre las partes, lo cual conlleva a la realización de una nueva convención colectiva que incluye a supervisores, guardas y escoltas, con beneficios de aumento salarial, permisos sindicales y auxilios de comunicaciones, entre otros.

“Celebramos el nuevo ambiente de la cartera laboral en este Gobierno, su apoyo, así como el mensaje de la Ministra y su empeño por solucionar este conflicto. Valoramos su gestión que ayudó a que esta negociación llegara a feliz término, lo cual hoy festejamos”; señaló el dirigente sindical.

La empresa SOS presta el servicio de seguridad a los dirigentes y a las sedes de la Unión Sindical Obrera (USO) a nivel nacional, y de vigilancia a las instalaciones de Ecopetrol.