El pasado 4 de agosto fue promulgada la Ley 1861 “Por la cual se reglamenta el servicio de reclutamiento, control de reservas y la movilización”. Su expedición resulta de especial importancia para el país, debido a que en ella se reúnen varias soluciones a algunos problemas que el Servicio Militar presentaba en Colombia.

Para el Partido Político MIRA, es muy satisfactorio recibir esta nueva ley, pues recoge en varios de sus apartes propuestas e iniciativas en las que hemos trabajado desde hace mucho tiempo. El exsenador Manuel Virgüez y la actual Representante a la Cámara por los Colombianos en el Exterior, Ana Paola Agudelo, han sido pioneros, entre otras cosas, en la promoción de un servicio militar voluntario y bien remunerado.

En esta ocasión, es del mayor significado que en esta Ley de Reclutamiento se hubiera incluido la amnistía para remisos que beneficia a miles de familias colombianas. Los jóvenes mayores de 24 años que no hayan resuelto su situación militar podrán pagar una cuota de compensación de 115 mil pesos aproximadamente. Antes, esos valores alcanzaban cifras millonarias en múltiples casos. Además, quedó proscrita, ahora mediante ley, la realización de operativos sorpresivos que tuvieran por finalidad aprehender a los jóvenes que aún no hubieran prestado el servicio militar.

Por otro lado un asunto que también es de primer orden, es la definición de la ruta precisa para que los jóvenes llamados a cumplir con el servicio militar, según cada caso, puedan presentar con validez la objeción de conciencia, cuando a ella hubiere lugar. Consideramos que se trata de otro avance a favor de la Libertad Religiosa, pues los jóvenes que en confesiones e iglesias tengan funciones y vocación definidas y demostrables, ahora conocerán las reglas claras para exponer su situación y convicciones.

Otro tanto será a favor de quienes estén casados o en unión marital, personas con discapacidad, indígenas con identidad cultural acreditada, jóvenes en proceso de reintegración por posconflicto, por citar sólo algunos casos. Las nuevas modalidades de Servicio Militar, relacionadas con la protección al ambiente, la defensa de derechos humanos, o el servicio social, también son de gran valor para el país.

Creemos que, en definitiva, la nueva Ley de Reclutamiento trae consigo un gran cúmulo de beneficios para los colombianos residentes dentro de nuestras fronteras o en el exterior. Será ahora el momento de difundir, aprovechar y verificar el cumplimiento de la nueva norma.

Columna publicada en el diario impreso: