El 25 de noviembre tuvo lugar el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer”, el cual la ONU conmemora desde 1999. Para el Partido Político MIRA se constituye en una oportunidad que permite hacer memoria de la mujer, su fortaleza, valentía, e incontables capacidades.

En el caso colombiano por ejemplo, de acuerdo con las cifras del DANE, el país contó el año anterior 22 millones de mujeres, el 56% de las cuales son madres cabeza de familia. Por otro lado, en el campo académico, el 58% de personas que se gradúan en programas de pregrado y especialización, son mujeres. En categoría de maestrías, el porcentaje es de 47,7%. Esta realidad también se observa entre los científicos de América Latina y el Caribe, donde el 44% son mujeres. Además, son el 57% de quienes investigan en ciencias médicas y de la salud.

Su aporte al desarrollo económico de Colombia, también resulta indiscutible. Ha trascendido en algunos medios de comunicación que el 40% de las pequeñas y medianas empresas en Colombia, han sido creadas por una mujer, muestra de su liderazgo y capacidad de emprendimiento.

Nosotros, en calidad de Partido Político, hemos trabajado sin interrupción a favor de la mujer desde hace 17 años. El enfoque propende la garantía de sus derechos y el reconocimiento de sus virtudes y cualidades, así como de su importancia en la construcción de una sociedad más incluyente, respetuosa y solidaria.

Hemos sostenido nuestra voz en alto, porque no queremos más mujeres víctimas de ninguna clase de violencia, sino mujeres líderes y protagonistas de cambios positivos, algo muy propio de su naturaleza. Algunas pruebas de ello son las leyes antidiscriminación, la Ley de Igualdad Salarial entre Hombres y Mujeres, la Penalización de los Ataques con Ácido y el Feminicidio y el Aumento de las Semanas por Licencia de Maternidad.

En el ámbito político, aquella también ha sido nuestra línea de acción, pues se ha promovido y practicado la participación equitativa de las mujeres en las listas de candidatos; se ha fortalecido su acceso efectivo a los cargos de elección popular y se ha consolidado su liderazgo en cargos directivos.

Aunque haga falta bastante en términos de equidad de género económica, social, o política, entre muchas otras, lo importante es que se ha comenzado a recorrer el camino. No es tiempo de callar. Es tiempo de avanzar.

Columna publicada en el diario impreso: