Los resultados de las elecciones del domingo son satisfactorios. El triunfo del ahora presidente Iván Duque, junto a la primera mujer vicepresidenta en la historia del país, Martha Lucía Ramírez, representa el comienzo de una nueva etapa para Colombia. La afirmación no resulta excesiva, sino, más bien, reflexiva. Durante los últimos años los colombianos fueron expuestos a un falso dilema respecto de la paz, el cual desfiguró la naturaleza real de los hechos y, sobre todo, de los instrumentos que se utilizaron alrededor del tema.

Por tanto, la decisión de la mayoría marca un cambio positivo. Se espera, pues, que los discursos de extremos queden en el pasado y, entre todos, pongamos la mirada más adelante, en el porvenir, en la construcción del mejor país que anhelamos.

La victoria de los Doctores Iván y Marta Lucía también es el fruto de una campaña que se comprometió, desde su inicio, a avanzar sin agresiones; aserto que se cumplió a cabalidad, a pesar incluso, de las provocaciones constantes que estimularon el discurso de odio en algunos y aumentaron una tensión innecesaria. En su lugar, ambos permanecieron enfocados en dar a conocer y defender la propuesta de país que representan.

Lo que viene, entonces, será el desarrollo de una política orientada a la libertad, que apreciará la crítica constructiva; fortalecerá la economía, el bienestar y la justicia social y traerá de vuelta la equidad a la educación. Así mismo, hará énfasis en el fortalecimiento productivo, el progreso de la población campesina, la garantía de su seguridad social, respetará la libertad religiosa, defenderá la familia, dignificará la mujer, protegerá los niños, impulsará una reforma electoral y honrará las instituciones democráticas. En otros términos, será notorio el esfuerzo por trasladar a los hechos lo dicho y propuesto en campaña, porque así actúan las personas de palabra.

Solo queda demostrar a los colombianos que expresaron su favoritismo por los contendores ahora vencidos en las urnas y a la opinión pública internacional, lo que ya sabemos quienes apoyamos al presidente y vicepresidenta electos: Que el porvenir estará marcado por el trabajo, la disciplina, los consensos… que la construcción de país será mediante la convivencia con respeto.

Columna publicada en el diario impreso:

https://diariodelhuila.com/satisfaccion-expectativa-y-conviccion