De acuerdo con el Viceministro de Relaciones Laborales Carlos Alberto Baena en diálogo con Portafolio, la norma aplicaría a servicios que utilizan estos sistemas, como Rappi. Además aseguró que el Ministerio de Trabajo se ha planteado flexibilizar las formas de contratación existentes, con el fin de aumentar la formalización laboral en el país y que este principío se aplicaría a muchos sectores y tipos de servicio, como el de los mensajeros de Rappi, los conductores de taxi, los asesores de call center, e incluso los campesinos, en donde se registran altas tasas de informalidad y en donde los trabajadores tienen muy poco acceso a la seguridad social.

También dijo el Viceministro Baena, que con una tasa general del más del 60% que en el campo alcanza el 85%, la informalidad genera mucha inequidad, por lo que se busca que haya flexibilización según cada modalidad, ya que algunas personas trabajan por tareas y no pueden cotizar, o el empleador debe pagar el mes completo de la cotización de pensión y eso desestimula que los contraten.

Asimismo afirmó que esta es la razón por la que el próximo año se estaría emitiendo un decreto que clarifique la existencia de una relación laboral entre quienes administran esas aplicaciones y los trabajadores, con el propósito que los primeros respondan por la seguridad social de los segundos. Y explicó que frente al tema de los taxistas se va a buscar hacer una modificación del Artículo 36 de la Ley 336 del Estatuto Nacional de Transporte, para que se pueda flexibilizar la vinculación laboral, lo que significaría que las operadoras de transporte público no tendrían que contratar de manera directa a los conductores como se establece hasta ahora, ya que el ajuste de este tipo de normas promovería la creación de empleo, y nuevamente más personas disfrutarían de los beneficios de la seguridad social. “Ahí también entra la idea de la cotización por horas, uno de los mecanismos que vamos a promover para formalizar, y es un tema que se va a llevar al Congreso”; concluyó.

Respecto a los trabajadores rurales, el Viceministro aclaró que en la actualidad cursa trámite en el Congreso la Ley 193 del 2018, que pretende crear la figura del Jornal Único Integral, lo que le permitiría a los empleadores contratar a los campesinos por días. Según el proyecto, por cada día se les debería pagar por lo menos el equivalente a un día de salario mínimo, más el 35% de ese valor, lo que correspondería a las prestaciones sociales. “De esa forma los campesinos harían de manera independiente el pago de pensión y seguirían estando afiliados al régimen subsidiado en salud”; aseguró. Y complementó que “Lo que estamos haciendo es reconocer la realidad del campo, porque allá se trabaja por horas de manera estacional”. No obstante, dijo que el pago de la pensión se haría con el ahorro individual denominado beps, propuesta que ha sido criticada por las centrales obreras e incluso la OIT, al considerar que los trabajadores del campo no tienen los medios suficientes para ahorrar; y como los contratos se harían por días, estas personas tendrían ingresos no regulares, por lo que la reserva que tendrían de pensión, sería insuficiente.

Al final, enfatizó que “La gran preocupación del Gobierno es generar una equidad y un esquema diferente al de los subsidios. Por eso, si con beps podemos garantizar que tengan algo para la vejez, eso es mucho mejor a no tener nada”.