La decisión del Consejo de Estado en la cual aceptó estudiar las razones del Partido Político MIRA en contra de la Resolución 750 de 2016, expedida por la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico, es muy importante. No merece un ligero cambio de página, o de emisora. Veamos por qué.

En términos muy sencillos: Desde el año pasado, durante este 2017 y hasta el próximo, se ha disminuido de forma gradual el número de metros cúbicos de agua potable que una familia puede consumir. Las reducciones, según los criterios que la resolución estableció, pueden llegar en algunos casos, a casi la mitad: De los 20 metros cúbicos subsidiados, sólo quedarían 11 M3. Además, si el consumo supera este mínimo, cada metro cúbico por encima se cobrará a tarifa plena, implicando sobrecostos para las familias de recursos más escasos, en los estratos 1, 2 y 3.

Esto, en términos más concretos, afecta en diferentes medidas a alrededor de 9 millones de suscriptores y 30 millones de colombianos. Habrá casos, entre quienes consumen 20 M3, que tendrán que sufrir un incremento en su factura de acueducto y alcantarillado superior al 100 por ciento, es decir, terminarán pagando más del doble en enero de 2018.

Entonces, el hecho de poder discutir con plenas formalidades ante los jueces un perjuicio que afecta a más de las 3 cuartas partes del país, que fue motivado por las autoridades como estímulo al ahorro, pero que, más parece el desmonte escalonado de un subsidio necesario en Colombia, es del mayor significado.

Pero lo anterior no es todo, pues desde la misma entidad, la CRA, al parecer prepara una nueva resolución que agrava aún más la situación. En lo porvenir, es probable que los servicios hasta ahora prestados en áreas públicas como cortar el césped, podar los árboles, o limpiar vías y otras zonas, sean cobrados directamente a cada usuario en su factura. Medidas de esta clase muestran con claridad que la prioridad se orienta a favor de las empresas y no en beneficio de los usuarios, que en realidad somos todos.

Frente a esta situación, había dos caminos. Desde el Partido Político MIRA, escogimos el de hacer lo posible para cambiar estas medidas desfavorables. La admisión de la demanda garantiza que la voz de los colombianos en este asunto, será escuchada.

Columna publicada en el diario impreso: