Foto: Colombia 2020

Durante el evento “Generación País: Jóvenes con ideas que construyen futuro”, llevado a cabo este miércoles 10 de octubre en el Hotel JW Marriot en Bogotá, organizado por Colombia 2020 de El Espectador, en asocio con la Unión Europea en Colombia y el apoyo de PNUD y ACNUR, con el fin de intercambiar ideas y propuestas de jóvenes que han revolucionado el turismo, la moda, el arte, la música, la economía rural, la forma de hacer periodismo y hasta trabajar en comunidad y gestionar iniciativas en beneficio de otros, un grupo de artistas de música urbana, le preguntaron al Viceministro de Trabajo Carlos Alberto Baena, sobre oportunidades laborales de jóvenes que viven en las zonas marginales de las ciudades y zonas rurales; programas sociales; y estrategias para combatir el desempleo.

El Viceministro, tomando atenta nota, les aseguró que una de las banderas del Gobierno para atender las necesidades laborales de los jóvenes, es la llamada “economía naranja”, la cual no ha sido entendida en algunos sectores del país.

René Pineda, un joven Director del Centro Infantil y Juvenil para el Desarrollo Comunitario de Rafael Uribe Uribe en Bogotá, aseguró que para solucionar la inclusión social, primero deben atenderse los problemas estructurales del país, partiendo de la idea que un solo gobierno no puede solucionarlos. Según él, no se están abriendo espacios para escuchar los procesos de las organizaciones, los procesos culturales. Y muchos artistas se la rebuscan en los buses, muriéndose de hambre. porque no hay un ejercicio sólido .

Asimismo, señaló que si bien la transformación social es de largo aliento, debido a que muchos programas se acaban transcurridos seis meses, hay que empezar ahora.

A renglón seguido, el viceministro Baena explicó que lo que busca la economía naranja, es reconocer el arte y todas las expresiones artísticas; que hagan del arte un proyecto de vida, y que los jóvenes puedan formalizarse: cotizar una pensión, tener su protección en riesgos laborales y una cobertura en salud .

Además aseguró, que mientras el porcentaje promedio del desempleo general es del 9,4 %, el de los jóvenes alcanza el 16,3%, cuyo indicador está muy mal . Y que para atender ese problema desde el sector agrícola, el Gobierno Duque ha propuesto una exención al impuesto de renta a las empresas e industrias que generen proyectos productivos y garanticen empleo.

También se refirió a que es necesario fortalecer el Programa de 40 mil primeros empleos: “Que no sean pasantías, sino trabajos permanentes”. Y habló de la creación del Ministerio de Deportes y de los 1.400 centros Sacúdete (Salud, Deporte y Tecnología), que prometió en campaña el Presidente Iván Duque.

A su turno, Jhon Jaime Sánchez de Son Batá, señaló: “Por más de que formalicemos, hoy la industria no va a poder contratar más gente de la que puede; porque El sistema está saturado. Hay que optar por una economía que valore y exporte el conocimiento: Las industrias culturales”.

Deiner Quiñónez Bravo, Líder de los Gestores Ambientales para la Paz, de la Alcaldía de Cali, afirmó que es necesario prolongar los tiempos de los programas sociales.

El Viceministro Carlos Baena subrayó que el Gobierno Duque respalda la idea de que los jóvenes necesitan un empleo estable, flexibilización laboral, que haya empleo por horas, teletrabajo y formalización laboral. Y aseguró que “Vamos a fortalecer el SENA. Otra propuesta es que haya formación dual, para que los jóvenes se formen en el SENA y las empresas tengan laboratorios de enseñanza. Porque ahí tienen la tecnología y necesitan la mano de obra”; y recalcó que se activará el aparato institucional para que los jóvenes cuenten con mejores oportunidades laborales en los territorios y en las ciudades.

La reunión terminó con una muestra de música urbana al ritmo de un beatbox, en la que los jóvenes le pidieron al Gobierno, que las juventudes sean una prioridad.

También estuvieron presentes en este evento: María Paulina Baena, periodista de El Espectador, presentadora y libretista de la videocolumna “La Pulla”, el irreverente informativo “Me acabo de enterar” y Bomby, músico, cantante, bailarín y líder del colectivo artístico y creativo Son Batá, que ha contribuido con la transformación de la Comuna 13 en Medellín, a través de la música, la danza, el teatro y otras expresiones artísticas. Y como invitados especiales: Andrés Valencia, ministro de Agricultura; Andrés Barreto, superintendente de Industria y Comercio; Juan Pablo Franky, viceministro de Turismo y Raiza DeLuque, directora de Colombia Joven, además de delegados de la Embajada de la Unión Europea, el PNUD y ACNUR, como aliados de esta iniciativa y representantes de organizaciones sociales y jóvenes líderes comunitarios.

De acuerdo con cifras del informe “Panorama Laboral de América Latina y el Caribe” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), publicado a comienzos de este año, Colombia tiene la tasa de desempleo juvenil más alta de América Latina, con el 17%. Según un estudio de la Universidad Libre de Colombia de mayo de este mismo año, en nuestro país hay cerca de 3.4 millones de jóvenes entre los 18 y los 28 años, que están desocupados o no tienen un empleo formal. De ahí que la ONU ha llamado la atención para que los países enfoquen sus acciones en mejorar los derechos y condiciones de los jóvenes, quienes tienen el potencial para generar el progreso económico y social de nuestras sociedades.

Durante el evento, los artistas urbanos Bomby y John Jaime Sánchez, líderes de la agrupación Son Batá de la comuna 13 de Medellín, cantaron a medida que contaron cómo nació su proyecto de vida en el 2003, que tuvo como meta convertir a los jóvenes de esta Comuna, en los Michael Jackson de Colombia, para arrebatárselos a los grupos armados.

“Cuando nos regalaron el primer casete de rap que llegó desde los Estados Unidos, no gustó la música; pero, lo principal, es que supimos que en sus letras estaban peleando por sus derechos civiles y proponiendo una revolución desde la música. Y lo aprendimos así. Y ese casete nos enamoró tanto, que empezamos a escribir nuestras canciones de rap. Entonces, cuando los grupos de milicias se acercaban a reclutarnos, nosotros les decíamos que más bien les rapeábamos. Y el rap se convirtió en un escudo para decirles a los grupos armados que teníamos otros sueños, que queríamos ser raperos”, comentó Sánchez.

Por su parte, Bomby relató lo que significó la violencia en la comuna 13 durante los años 80 y 90 y se refirió a cómo ha logrado influir la letra de sus canciones en esa zona de la capital de Antioquia. “Nosotros allá vivimos en armonía, alegres y haciendo las cosas que nos gustan. A nosotros todos nos quieren. Quedarme en la comuna 13, significa que ahí es donde me inspiro para hacer la música que quiero que todo el mundo escuche”.