voluntariado-miraistaEl pasado 5 de diciembre tuvo lugar la celebración del Día Internacional de los Voluntarios para el Desarrollo Económico y Social. Se trata de una fecha que, promovida por la Organización de las Naciones Unidas desde 1985, invita a todos los gobiernos a que cada año adopten medidas para que se cobre mayor conciencia de la importante contribución que aportan los voluntarios, lo cual estimulará a más personas de toda condición a ofrecer sus servicios como voluntarios, tanto en sus países de origen como en el extranjero. Además, insta de manera semejante a los organismos especializados, diversas organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y las Organizaciones No Gubernamentales, a reconocer el valor del trabajo voluntario.

Para el Miraísmo® -ideología registrada ante la oficina de patentes de la ONU, en Ginebra (Suiza)- el voluntariado es del más alto valor. De hecho, ser voluntario se constituye en una expresión fluida y natural que surge de manera espontánea en aquellos que han incorporado en su interior este modo de ser de las relaciones entre semejantes, entre ellos y sus instituciones.

Para tal propósito, los valores de la Solidaridad, Justicia, Lealtad e Integridad u Honestidad, se convierten en metas existenciales, vitales, sociales y políticas. Se vuelven talentos que, una vez aplicados, dan resultados prácticos. En similar sentido ocurre con los principios que el Miraísmo® promueve. Toman lugar aquí la Veracidad, la Coherencia y la Practicidad que, puestos los tres, conforman un armonioso conjunto que sirve de base a la Renovación Absoluta, sobre la cual hablamos desde hace décadas. El sentido filosófico de ellos radica en su capacidad para orientar el conocimiento y el comportamiento.

Es, pues, dentro de ese marco, que se desarrolla el servicio de los miles de voluntarios que acompañan esta labor en Colombia y en el Exterior; voluntarios a los cuales agradecemos en esta oportunidad, a quienes también reconocemos la valía de su incansable y trascendental labor. Hombres y mujeres que han dado de sí mismos tiempo, corazón y capacidades, puestos todos al servicio de las personas menos favorecidas. Sumados ellos, conforman un voluntariado cualificado, de altísimas calidades humanas, que nos enorgullece cada día más. En el alma del Miraísmo® se encuentra arraigado el voluntariado, que tiene la virtud, además de las que ya han sido mencionadas, de hacer e inspirar a otros mediante su ejemplo, su buen ejemplo. Felicitaciones sinceras para todos.

Columna publicada en el diario impreso:

huila-12-de-diciembre-de-2016-voluntariado1

Deja un Comentario